Blogia

imaginación de fuzzy

... como serán estas tres semanas

Me pregunto como serán estas tres semanas.. que me espera, que me depara este futuro que comienza.

Lo espero con confianza.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

offline, online

“Vivimos en dos mundos paralelos y diferentes: el online y el offline”

19 julio 2014 | 7 |
Mundos virtuales. ““En Internet, apretando el botón ‘borrar’ lo que no nos agrada desaparece”, comenta Bauman. Foto: Cézaro de Luca

Mundos virtuales. ““En Internet, apretando el botón ‘borrar’ lo que no nos agrada desaparece”, comenta Bauman. Foto: Cézaro de Luca

Por Marina Artusa

En un mismo tono de voz e igual grado de expresividad, Zygmunt Bauman, el sociólogo más influyente de las últimas décadas, hace chistes sobre su sordera y reflexiona sobre la doble vida -online y offline- que, según él, define nuestra modernidad. “Venga de este lado –y señala el audífono escondido en su oído izquierdo- así puedo escuchar algo de lo que usted me diga y conversamos”, dice en una terraza de Lignano Sabbiadoro, el refinado balneario de la costa friulana, cerca de Udine, hasta donde Bauman vino a recibir el Premio Hemingway en la categoría Aventura del Pensamiento. Acaba de guardarse la pipa en el bolsillo. Tiene todavía en la mano dos encendedores y el paquete de tabaco Clan Aromatic, un blend de catorce tabacos diferentes elaborado en Holanda.

¿Qué aspecto de la vida moderna le hace perder el sueño últimamente?
Bueno, trato de simplificar y de encontrar un denominador común en lo que pienso y en lo que digo porque vivimos en un mundo problemático y lo que subyace en común en todas las manifestaciones de los inconvenientes de estos tiempos es la fluidez, la liquidez actual que se refleja en nuestros sentimientos, en el conocimiento de nosotros mismos.

Bauman ya era un sociólogo prestigioso cuando lanzó su concepto líquido -esa idea de inconsistencia que para definir el mundo que nos rodea aplicó a la vida, al amor y a la modernidad- que le valió notoriedad mediática y popular: “Elegí llamar ‘modernidad líquida’ a la creciente convicción de que el cambio es lo único permanente y la incerteza la única certeza –dice él-. La vida moderna puede adquirir diversas formas, pero lo que las une a todas es precisamente esa fragilidad, esa temporalidad, la vulnerabilidad y la inclinación al cambio constante”.

¿Seguimos dominados por la incertidumbre?
La incertidumbre es nuestro estado mental que está regido por ideas como “no sé lo que va a suceder”, “no puedo planificar un futuro”. El segundo sentimiento es el de impotencia, porque aun cuando sepamos qué es lo que debemos hacer, no estamos seguros de que eso vaya a ser efectivo: “no tengo los recursos, los medios”, “no tengo el poder suficiente para encarar el desafío”. El tercer elemento, que es el más dañino psicológicamente, es el que afecta la autoestima. Uno se siente un perdedor: “no puedo mantenerme a flote, me hundo”, “son los demás los exitosos”. En este estado anímico de inestabilidad, maníaco, esquizofrénico, el hombre está desesperado buscando una solución mágica. Uno se vuelve agresivo, brutal en la relación con los demás. Usamos los avances tecnológicos que, teóricamente deberían ayudarnos a extender nuestras fronteras, en sentido contrario. Los utilizamos para volvernos herméticos, para cerrarnos en lo que llamo “echo chambers”,un espacio donde lo único que se escucha son ecos de nuestras voces, o para encerrarnos en un “hall de los espejos” donde sólo se refleja nuestra propia imagen y nada más.

¿Dónde lo pasamos mejor, online u offline?
Hoy vivimos simultáneamente en dos mundos paralelos y diferentes. Uno, creado por la tecnología online, nos permite transcurrir horas frente a una pantalla. Por otro lado tenemos una vida normal. La otra mitad del día consciente la pasamos en el mundo que, en oposición al mundo online, llamo offline. Según las últimas investigaciones estadísticas, en promedio, cada uno de nosotros pasa siete horas y media delante de la pantalla. Y, paradojalmente, el peligro que yace allí es la propensión de la mayor parte de los internautas a hacer del mundo online una zona ausente de conflictos. Cuando uno camina por la calle en Buenos Aires, en Río de Janeiro, en Venecia o en Roma, no se puede evitar encontrarse con la diversidad de las personas. Uno debe negociar la cohabitación con esa gente de distinto color de piel, de diferentes religiones, diferentes idiomas. No se puede evitar. Pero sí se puede esquivar en Internet. Ahí hay una solución mágica a nuestros problemas. Uno oprime el botón “borrar” y las sensaciones desagradables desaparecen. Estamos en proceso de liquidez ayudada por el desarrollo de esta tecnología. Estamos olvidando lentamente, o nunca lo hemos aprendido, el arte del diálogo. Entre los daños más analizados y teóricamente más nocivos de la vida online están la dispersión de la atención, el deterioro de la capacidad de escuchar y de la facultad de comprender, que llevan al empobrecimiento de la capacidad de dialogar, una forma de comunicación de vital importancia en el mundo offline.

Si nos sentimos cómodos conectados, ¿para qué nos haría falta recuperar el diálogo?
El futuro de nuestra cohabitación en la vida moderna se basa en el desarrollo del arte del diálogo. El diálogo implica una intención real de comprendernos mutuamente para vivir juntos en paz, aun gracias a nuestras diferencias y no a pesar de ellas. Hay que transformar esa coexistencia llena de problemas en cooperación, lo que se revelará en un enriquecimiento mutuo. Yo puedo aprovechar su experiencia inaccesible para mí y usted puede tomar algún aspecto de mi conocimiento que le sea útil. En un mundo de diáspora, globalizado, el arte del diálogo es crucial. La diasporización es un hecho. Estoy seguro de que Buenos Aires es una colección de diversas diásporas. En Londres hay 70 diásporas diversas: étnicas, ideológicas, religiosas, que viven una al lado de la otra. Transformar esta coexistencia en cooperación es el desafío más importante de nuestro tiempo. Diálogo significa exponer las propias ideas aun asumiendo el riesgo de que en el transcurso de la conversación se compruebe que uno estaba equivocado y que el otro tenía razón. El mejor ejemplo lo ha dado su Papa, el Papa argentino: apenas asumió, Francisco concedió su primera entrevista a Eugenio Scalfari, decano de los periodistas italianos y ateo confeso, y a un diario anticlerical como es La Repubblica.

¿La vida online es un refugio o un consuelo a esa falta de diálogo?
Hallamos un sustituto a nuestra sociabilidad en Internet y eso hace más fácil no resolver los problemas de la diversidad. Es un modo infantil de esquivar vivir en la diversidad. Hay otra fuerza que actúa en contra y es el cambio de situación en la regulación del mercado del trabajo. Los antiguos lugares de trabajo eran ámbitos que propiciaban la solidaridad entre las personas. Eran estables. Eso cambió hoy con los contratos breves y precarios. Las condiciones inestables, fluctuantes y sin perspectivas de carrera no favorecen la solidaridad sino la competencia. Estos dos factores no incentivan a la gente para el diálogo. Soy una persona ya mayor y creo que me voy a morir sin ver este problema resuelto.

Surgen en distintos lugares del mundo, sin embargo, procesos de autoorganización social desde abajo. Vecinos que se autogestionan para resolver problemas como la inseguridad o para recuperar la sociabilidad perdida. ¿Es una alternativa o un paliativo?
Lo que usted señala es muy importante. Es crucial para la actual situación porque todas las instituciones de acción colectiva que heredamos de nuestros ancestros, aquellos que desarrollaron las bases de la democracia moderna como el poder tripartito, el parlamento en las democracias representativas, las elecciones, la Corte Suprema, ya no funcionan adecuadamente. Todas estas instituciones tenían una única y misma idea en mente: establecer las reglas de la soberanía territorial. Pero vivimos en condiciones de globalización, lo que significa que nadie es territorialmente independiente. Ningún gobierno hoy puede decir que tiene pleno control de la situación porque se vive en un mundo globalizado donde los mercados, las finanzas, el poder, todo está globalizado. Entonces, aquellas instituciones que una vez fueron efectivas en establecer la independencia territorial para un mejor desarrollo del Estado moderno, hoy son inservibles para afrontar el tema de la interdependencia a la que nos enfrenta la globalización.

¿Los gobiernos son ciegos o necios al punto de no admitir la globalización?
Proponen soluciones locales a problemas globales. No se puede pensar con esta lógica. Es preciso desarrollar soluciones que renieguen de las fronteras territoriales del mismo modo que lo han hecho los bancos, los mercados, el capital de inversiones, el conocimiento, el terrorismo, el mercado de armas, el narcotráfico.

¿Y eso daría origen a las nuevas formas de autoorganización?
Surgen proyectos interesantes como Slow Food o Médicos Sin Fronteras. Jeremy Rifkin (economista y teórico social estadounidense) escribió un libro que se publicó el año pasado - The Zero Marginal Cost Society. The Internet of Things, The Collaborative Commons, and the Eclipse of Capitalism (El costo social cero. La Internet de las cosas, los bienes comunes colaborativos y el eclipse del capitalismo)- donde señala que una nueva realidad está emergiendo aún inadvertida por la opinión pública. Los mercados competitivos están siendo reemplazados por lo que él denomina “collaborative commons” , el bien común colaborativo, donde la gente no busca la ganancia personal sino la cooperación, reunir fuerzas y compartir. Compartir conocimiento, recursos. Compartir felicidad, compartir welfare .

¿Usted está de acuerdo?
No sabría decir si Rifkin tiene razón o no. El dice que la tecnología resolverá el problema, que lo hará por nosotros. Para mí eso es una reedición del determinismo tecnológico que no me gusta. Me resulta improbable sugerir que la cuestión esté resuelta y que el éxito de la transformación en curso esté preestablecido. Un hacha se puede usar para cortar leña o para partirle la cabeza a alguien: mientras la tecnología determina la serie de opciones abiertas a los seres humanos, no determina cuál de estas opciones al final será elegida o descartada. Qué puede hacer el hombre es tal vez una pregunta que puede dirigirse a la tecnología. Pero qué hará el hombre debe preguntarse a la política, a la sociología, a la psicología. La gente está buscando alternativas a las instituciones que no están funcionando. Hacen lo que nadie hará por ellos. Eso es innegable.

Zygmunt Bauman (Poznań, Polonia, 1925)

 

  es un sociólogo, filósofo y ensayista polaco. Es conocido por acuñar el término y desarrollar el concepto de la «modernidad líquida». Junto con el también sociólogo Alain Touraine, Bauman es ganador del Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades 2010. Desde 1971 reside en Inglaterra. Es profesor en la Universidad de Leeds de ese país. Y, desde 1990, es profesor emérito. Su obra comienza en los años 50 y se ocupa, entre otras cosas, de cuestiones tales como las clases sociales, el socialismo, el holocausto, la hermenéutica, la modernidad y la posmodernidad, el consumismo, laglobalización y la nueva pobreza. Fuente: Wikileaks

te deseo

Te deseo primero que ames,
y que amando, también seas amado.
Y que, de no ser así, seas breve en olvidar
y que después de olvidar, no guardes rencores.
Deseo, pues, que no sea así, pero que si es,
sepas ser sin desesperar.

 

Te deseo también que tengas amigos,
y que, incluso malos e inconsecuentes
sean valientes y fieles, y que por lo menos
haya uno en quien confiar sin dudar Y porque la vida es así,
te deseo también que tengas enemigos.


Ni muchos ni pocos, en la medida exacta,
para que, algunas veces, te cuestiones
tus propias certezas. Y que entre ellos,
haya por lo menos uno que sea justo,
para que no te sientas demasiado seguro

 

Te deseo además que seas útil,
mas no insustituible.
Y que en los momentos malos,
cuando no quede más nada,
esa utilidad sea suficiente
para mantenerte en pie.

 

Te deseo que siendo joven no
madures demasiado de prisa,
y que ya maduro, no insistas en rejuvenecer,
y que siendo viejo no te dediques al desespero.
Porque cada edad tiene su placer
y su dolor y es necesario dejar
que fluyan entre nosotros.

 

 Te deseo de paso que seas triste.
No todo el año, sino apenas un día.
Pero que en ese día descubras
que la risa diaria es buena, que la risa
habitual es sosa y la risa constante es malsana.

 

Te deseo que descubras,
con urgencia máxima, por encima
y a pesar de todo, que existen,
y que te rodean, seres oprimidos,
tratados con injusticia y personas infelices.

 

Te deseo que acaricies un perro,
alimentes a un pájaro y oigas a un jilguero
erguir triunfante su canto matinal,
porque de esta manera,
sentirás bien por nada.

Deseo también que plantes una semilla,
por más minúscula que sea, y la
acompañes en su crecimiento,
para que descubras de cuantas vidas
está hecho un árbol.

 

Te deseo, además, que tengas dinero,
porque es necesario ser práctico,
Y que por lo menos una vez
por año pongas algo de ese dinero

frente a ti y digas: "Esto es mío”
sólo para que quede claro
quién es el dueño de quién.

 

Te deseo también que ninguno
de tus afectos muera, pero que si
muere alguno, puedas llorar
sin lamentarte y sufrir sin sentirte culpable.

 

Te deseo por fin que, siendo hombre,
tengas una buena mujer, y que siendo
mujer, tengas un buen hombre,
mañana y al día siguiente, y que cuando
estén exhaustos y sonrientes,
hablen sobre amor para recomenzar.

 

Si todas estas cosas llegaran a pasar,
no tengo más nada que desearte.

 

 

ELLA

Sola por un rato, descansada,

Decide olvidarse de la nada.

Ella se deja llevar.



Es una reina, una princesa,

Sola en su palacio, recostada,

Ella se deja llevar.



El eco de una voz envuelve el sueño.

Hay un príncipe, un rey con corbata,

El rebrote de una risa telefónica

Y la magia quieta de una mirada.



Es otro mundo que también es suyo.

En su estómago se enciende una cosquilla,

El pensamiento navega y se detiene

En el secreto quieto de una fotografía.



Sola por un rato, apasionada,

Se ha olvidado de la nada

Ella se deja llevar.



Besa en el aire los besos de él,

La lengua inquieta caracolea su nombre,

La mano serpentea y ya no es su mano,

Su piel hierve las caricias que esconde.



Se descubre a sí y descubre la brisa

Suave del hogar en la piel desnuda,

El sabor dulzón de la realidad amable,

El fulgor radiante y húmedo de la fruta.



Está bien así, llevada de todo,

Electrizada por verdades y besos intangibles,

Sonriente tras el éxtasis misterioso,

Viva más que nunca, no hay imposibles.

rendirse

rendirse

Esa sería la palabra, rendirse, porque ya no se puede seguir luchando.

Tantas lágrimas, tanto dolor.. ¿dónde quedán?

Los pensamientos llegan a mi mente, intento estar normal, pero me siento tan triste, tan ... quizá .. cansada, desolada.

Se han escapado todos mis sueños.

Se han difuminado todas mis ilusiones.

Busco en las esquinas partes de mi, partes del ayer, donde yo tenía esa chispa, ese empuje, esas .. energías.

Pero no, no me encuentro. Me perdí hace mucho tiempo, y hoy, deambulo sin identidad, haciendo lo que se supone que debo de hacer, dejando de ser yo a cada segundo, para ser otra, otra más parecida a un "no sentir", alejada de las emociones y las sensaciones.

el eco interno

Es una sensación.. extraña. Es como estar agotada, y rendirse a todo. Es esa sensación de que nada cambia, y que estas en una rueda, como un hamster, que dá vueltas y vueltas para no ir a ningún sitio, sino.. sencillamente, agotarte.

Me siento agotada, desencantada de todo, sobre todo, desencantada de mi.

No sé porque tengo esa opresión en el pecho continuamente.

No sé, porque no puedo conciliar el sueño.

No sé, porque pienso que lo tengo todo perdido, y que solamente quiero dormir.

Que pasen días y días, y yo duerma.

Me siento como un extraterrestre en un mundo que no entiende, y .. donde no quiere relacionarse con nadie.

Los sueños, la imaginación, se han acabado, se han opacado, y ahora, no queda nada.

Es raro.. sentirse como me siento, y ser consciente de que no soy capaz de que me traspasen las palabras de los demás, los ánimos de quienes me rodean.

Disimulo, hago como que todo está bien.. para no llorar, para no decir que hay algo en mí que no va bien.

Pero haré, lo que siempre he hecho, recomponerme, sonreir, y hacer como que todo está bien.

No sé quien dijo que la vida es una obra de teatro.. y creo que si, que tenía mucha razón.

vértigo

El calor, hace que las noches no sean del tiron. Estos días, con tanto tiempo para pensar y ser consciente de mi día a día.. me dá un poco de vértigo. Asomarme al borde de un acantilado, sentir la brisa del mar, salada, húmeda, acariciando mi cuerpo. Estoy desnuda en ese borde, y ... miro hacia abajo. Es enorme la distancia, los metros.. y ... me mareo.. siento vértigo. Me gustaría dejarme caer, dejarme llevar.. Pero no puede ser.. tengo que estar fuerte, valiente, aguantando el tipo en el acantilado.

Estos días han sido inquietos... y estoy rendida.. me doy por vencida.. no puedo seguir en el abismo. Daré la vuelta, y .. negaré todo lo que tenga que negar.

Estoy sola, me siento sola, pero .. en una soledad agradable, fuera del abismo, en una especie de cueva resguardada, donde puedo asomarme y ver la vida.

Si, observo la vida a través de la cueva, y me resguardaré, para que nada me haga daño.

vivir, luchar, sobrevivir.

amanecer

¿Cuánto hace que no escribo aquí?

¿Por qué he decidido volver a hacerlo?

¿Necesito escribir?

Hace mucho que no escribo por circunstancias ajenas a mi voluntad, porque no era el momento ni la ocasión de hacerlo.

He decidido volver a hacerlo porque lo necesito, necesito escribir los vulanos de mi mente.

Necesito verbalizar mis sentimientos y emociones, vanas o menos vanas.

Un sitio donde escribir líneas, y más lineas sin preocuparme nada más que de escribir.

Son cartas diríamos, para mi, cartas para mi "yo", ese gran desconocido, en el que debo de emplear mi vida para conocerme.

Entonces, empezaré con cartas lanzadas al aire, o al mar de bits, como botella de un naúfrago, en mi isla desierta, donde medito, y recapitulo.

 

 

 

Ghandi

 

“Humildemente
me esforzaré en amar,
en decir la verdad,
en ser honesto y puro,
en no poseer nada que no me sea necesario,
en ganarme el sueldo con el trabajo,
en estar atento siempre a lo que como y bebo,
en no tener nunca miedo,
en respetar las creencias de los demás,
en buscar siempre lo mejor para todos,
en ser un hermano para todos mis hermanos."

buscandome

buscandome

"Procuro ser siempre muy puntual, pues he observado que los defectos de una persona se reflejan muy vivamente en la memoria de quien la espera." Nicolas Boileau - Despréaux.

"La confianza, como el arte, nunca proviene de tener todas las respuestas, sino de estar abierto a todas la preguntas." E. W. Stevens.

"No hay nada que desespere tanto como ver mal interpretados nuestros sentimientos." Jacinto Benavente.

"A veces podemos pasarnos años sin vivir en absoluto, y de pronto toda nuestra vida se concentra en un solo instante." Oscar Wilde.

"El destino es el que baraja las cartas , pero nosotros somos los que jugamos." William Shakespeare.

pensamientos

pensamientos

"Siente el ritmo. Si llegas a sentirte en armonía con la existencia, es que vas por el buen camino. Si encuentras que no estas en sintonía, si te sientes tenso, si surge la angustia, si te pones a temblar –empiezas a perder el sentido de la dirección y comienzas a tener la sensación de que eres accesorio, que nada tiene sentido-, es una señal inequívoca de que has perdido el compás de la existencia."

 

Osho

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

buscando

buscando

Parece que siempre andasemos buscando algo, y no nos damos cuenta.. que la felicidad, como nos indica "en tu interior", es algo que está ya dentro de nosotros.

La felicidad, es un rato compartido con quien quieres.

Una sonrisa.

Un.. trabajo bien hecho.

Aunque el cansancio hace mella, he de reconocer que cuando alguien te dá las gracias porque te esfuerzas, porque te preocupas, y no esperabas reconocimiento, y lo tienes.. es una sensación agradable.

Llenemosnos de esas sensanción, de satisfacción, en cada respiracion nos llenamos de serenidad, de paz.

Calmamos nuestras pasiones e inquietudes, sonreimos con un amig@, y sabemos que estamos donde tenemos que estar. Que nuestros sentimientos, son en esencia positivos, y que unos a otros nos vamos contagiando ese optimismo, esa positividad, y vamos viajando hacia nosotros mismos, sabiendo de antemano que ya estamos en el camino que nos lleva a esa serenidad. 

Hoy, me topé con la felicidad.. y me llené de ella.


YO NO SÉ LO QUE BUSCO ETERNAMENTE.... (Rosalia de Castro)

Yo no sé lo que busco eternamente
en la tierra, en el aire y en el cielo;
yo no sé lo que busco; pero es algo
que perdí no sé cuando y que no encuentro,
aun cuando sueñe que invisible habita
en todo cuanto toco y cuanto veo.
Felicidad, no he de volver a hallarte
en la tierra, en el aire, ni en el cielo,
y aun cuando sé que existes
y no eres vano sueño!

 

mamots

mamots

Entre unas cosas y otras, no he podido agradecerle debidamente a Mamots, los cambios de look del blog, que por cierto, han revuelto el patio, especialmente a Jesús Angel, que con su humor caracteristico, tanto me ha hecho sonreir.

La imagen del mar, es mi preferida, y bueno, el entrar en la pagina y verla, me emociona, es como ver el horizonte, hacia donde quiero ir.

Aunque no puedo negar la creatividad de Mamots con su mujer medio robot, y la ventana con la chica en la mecedora.. y estoy convencida con que seguira sorprendiendonos, .. es una ARTISTAZA.

Un beso mamots.

volver a ilusionarse

@Soledad

Siento que estoy sentada sobre un batiburrillo de ideas y sensaciones, de cientos de reflexiones descolocadas que intento unir como si fuesen cuentas de un collar. A veces me siento como un mar de
contradicciones, de idas y vueltas sin un sentido concreto, de pensamientos y miradas que no se cómo interpretar.
La vida tiene ritmo de ondas que pasan, de olas que van y vuelven a la orilla... de ilusiones que se pierden en el horizonte y esperanzas que brotan el amanecer de la primavera…
El verano se acabo en algún kilómetro de esa carretera que une las esperanzas primaverales con las nostalgias otoñales, en algún punto de esos textos con los que pretendo arrancar sensaciones al olvido. Por que escribir para mí es eso. Atrapar momentos. Guardarlos en un cajón para volverlos a recordar.  He perdido la cuenta de los recortes de soledades que me he podido ojear en esta última etapa de mi vida. Yo no soy diferente a ellos. O al menos muy diferente.  Todos somos trozos de madera, torneada por el tiempo y las circunstancias… puzzles que donde se entremezclan piezas de roble, de chopo, de pino, de olmo, de encina…  piezas macizas y otras huecas esperando ser rellenadas..
En algunos instantes, no puedo dejar de preguntarme qué hago yo en un sitio como ese, por qué acudo a una cita con alguien desconocido, qué espero, hacia dónde quiero dar el siguiente paso….  y me pierdo en el laberinto de mis preguntas sin respuesta, y de las respuestas sin preguntas…
Y sigo avanzando, porque este camino es de un solo sentido, aunque a veces se haga en círculos.
La vida es un viaje hacia lo efímero,  como ese rayo de luz, como ese ruido que se pierde .. esto también se perderá en algún momento.
Probablemente sin darnos cuenta, un día de esos en los que toque balance existencial, empezaremos a rebuscar en la memoria nombres sin caras, y caras sin nombres.. e intentaremos asignarles profesiones, adjetivos y las sensaciones que tuvimos un día al tratarlos. Tal vez, en alguna de esas grietas de la memoria, encontremos atrapado alguno de esos amigos.. una de esas personas que sigue ahí, porque sin saber como llego, se hizo un hueco permanente en nuestra vida..
Hace unos días, alguien compartía conmigo una de esas sensaciones que parecen aletargadas en mi vida. Me hablaba de miradas de reojo, de encuentros que colorean las mejillas y aceleran el corazón. Del ritmo de la vida en definitiva, que no entiende de mordazas matrimoniales, ni de circunstancias poco adecuadas..  La primavera de las sensaciones es así. Una sinfonía de sentimientos, de reacciones químicas, de mariposas de colores en nuestro estomago.
Yo había olvidado cuando fue la última vez que ese estruendo pasó por mi vida…

hablar

Hace tiempo que me siento triste, con algunos momentos que me hacen sonreir. Pero lo reconozco, me estoy haciendo alguien triste, me imagino que como todos los ciclos, ahora me ha tocado uno menos alegre. No puedo decir que esté mal, porque la tristeza es cuestión de asimilarla.

 

Llevo ya sin tenerla conmigo, mesa con mesa, dos meses. No puedo evitar estar triste;  me pregunto porque me toca siempre despegarme de la gente que quiero, de la gente que dá energía. Estoy sin ella, y estoy sorda, me falta. Voy a visitarla, me tomo un café con ella, y ella solamente me dá achuchones, besos, y me dice, “cuanto te quiero”, pregunta por mi a los de mi alrededor para ver como lo llevo yo. Me imagino que ella también me echa de menos a mi, pero yo me siento torpe, ineficaz, totalmente sobrepasada por las circunstancias. Y.. bueno, no sé encontrar tranquilidad.

 

Me he apuntado a clases de yoga, como el año pasado, intentando buscar esa paz que necesito; la profe dice... dejar afuera los zapatos, y con ellos todo lo de fuera, vamos a centrarnos en nuestro mundo interior.

 

Para mi es imposible, no puedo, y esa sensación de que te han ganado la partida, de que te has rendido, de que has decidido que no eres libre, sino estas presa a miles de circunstancias, hace que el gris sea el color de estos dias.

olor a gominola

olor a gominola

La vio entrar por la puerta. Diría que habia crecido, estaba tan alta como ella. Su cara de niña, va matizandose y poco a poco esta dejando salir su rostro de mujer.

Su cabello negro brillante hacia resaltar sus ojos castaños claros. Su dulce sonrisa cantarina llenaba la casa.

Ella se acercó a abrazarla, y hundio su nariz en el cuello de ella.... uhm.. olia a gominola, el olor de su piel siempre habia sido asi de dulce. Y en ese olor, se encontraba la alegría que habia encontrado cuando el destino hizo que cayera en sus brazos la que hoy le da motivos a diario para continuar.

Estará alta, pero siempre será su peque, y siempre le traera esa chispa que necesita.

Los olores..... que importante son los olores de nuestros seres queridos; cuando los abrazas, cierras los ojos y percibes el olor de su piel, es entrar en contacto con todo lo que nos une.

Y ella, mi pequeña, huele a gominola.

la mirada en el espejo

Ella se miró en el espejo.

Ni rastro de quien era.

 Era otra persona, con otros valores, con otras metas.

Una extraña en su cuerpo.

Los cambios, no los buscas, sino son provocados, y no tienes mas remedio que seguir adelante para adaptarte.

Como le gustaría seguir con su especial tranquilidad, serenidad, con paz.

Pero no puede ser, toca accion.

Sus ojos marrones buscan su mirada en el espejo.. a través del espejo, como alicia en el pais de las maravillas.

¿Realmente que es cierto?

¿Qué es mentira?

¿Qué es sinceridad?

¿Qué es sentir?

¿Qué es amar?

¿Qué no te gusta de tu vida?

¿Tienes valor para seguir el camino?

 Ella se gira, dá la espalda al espejo, y decide no pensar, hoy se dejará llevar, no tiene fuerzas para luchar.

rosas rojas

rosas rojas

@ Soledad 
El verano se acaba ahí, en algun km de esa carretera que une el tiempo pasado y el presente, los paraísos perdidos de la infancia vivida con las prisas de la civilización…
Atrás quedaron dos semanas de lujo, al menos para los sentidos, de cansancio fisico, pero de altos vuelos mentales… Días de risas y abrazos, de miradas tiernas e historias que se garabatean con los colorines de ese arcoiris permanente del que son dueños los niños..
Por una mirada, un mundo.. y por ellos,uno daría probablemente la vida entera…
Días de rosas rojas, de aires frios, de  excursiones a lugares donde uno parece volver a otros tiempos, a otras vidas..  Rincones donde uno se pregunta dónde está, simplemente para notarlos, para intentar atraparlos antes de que se escapen por alguna grieta de la memoria..
Días de reencuentros, de palabras e historias que se superponen, borran silencios, y aceleran el ritmo de la amistad, del cariño entre personas…
Días que parecen oasis en el desierto de la monotonia,  miradas iferentes a lo mismo de siempre,…

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

el primer día

el primer día

Hoy, es el primer día después de unas semanas que vuelvo a sentirme "yo". Tranquila, serena, feliz.

No quiero mirar atrás, y no quiero recrearme en las cosas que hacen que nos pongamos tristes, y me agarro fuertemente a esas gotas de alegria, a esos rayos de arcoiris, a esos momentos que te llenan el corazón de paz. Una sonrisa... el ver el compañerismo, el cariño... que importante es sentir la calidez de los amigos, de la familia, la amabilidad.

 Mis miedos, me parecen sencillamente pequeñas piedras en mi vida, que quizás la hagan más atractiva.

Anoche ¿visteis la luna? Yo me quedé un rato sola, eran las doce de la noche, mirandola: estaba llena de luz, con una fuerza tremenda...

El sentirme bien, el primer día en sentirme asi, hace que sonría a lo que está por llegar, que ahora, toca bueno.

Espero que todos también estéis bien, y bueno... chic@s..energía positiva..mucha.

necesitamos cariño

Somos soledades compartidas. Piezas de un puzzle que llaman sociedad, pero cada una de esas diminutas piezas es otro puzzle, otro crucigrama. Vivimos como podemos o como nos permitimos soñar.
Escupimos nuestros miedos, y los lanzamos a la cara de aquellos que se muestran más cercanos a nosotros. Son nuestros pilares y, sin embargo, son los  muros a los que golpeamos cuando las cosas no son como nosotros queríamos.
Nos definimos como independientes, seres solitarios, para ocultar esa necesidad de cariño y afecto. Se nos llena la boca cuando gritamos a los cuatro vientos que vivimos solos porque es nuestra elección..
pero nos duele cuando alguien nos hace ver, que somos unos conformistas, que estamos así porque es la elección menos mala,.. que venderíamos nuestro alma por un poco de afecto, por una pareja.. pero mientras esa aparece, nos resignamos a recordarnos que somos afortunados, que tenemos salud, éxito profesional, y una vida llena de cosas materiales… pero nos olvidamos de reseñar, que la soledad es la sombra que nos sigue a todas partes, aunque a veces sea educada y nos espere en la puerta.. y durante unas horas nos deje soñar y volar libres…
@ Soledad

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres